Fundamentos del Congreso

PRIMERO

Que la Literatura es una herramienta de la intelectualidad que los poetas y novelistas —aparte de producir belleza, que es su objetivo fundamental— deben poner al servicio de la humanidad para mejorar el alma de los pueblos de la Tierra, defender los Derechos Humanos y promover nuevas y mejores pautas éticas para enfrentar, desde la educación y la cultura, las grandes causas sociales de la desigualdad y la exclusión que se promueven en el mundo, al ponerse el lucro por encima del ser humano.

SEGUNDO

Que desde la Literatura, los poetas y novelistas del mundo están en la obligación de establecer propuestas válidas y realistas que generen convocatorias multidisciplinares, en defensa de ese bien común inalienable que es el planeta, y a favor de la Paz con justicia social, manteniendo el debate permanente sobre nuestra responsabilidad y el rol fundamental en el presente siglo, especialmente entre los niños, los jóvenes, los ancianos y las poblaciones más desfavorecidas y olvidadas de la Tierra.

TERCERO

Que el Patrimonio Cultural representa la riqueza y diversidad de nuestras tradiciones culturales, enriquece la vida de los ciudadanos y estimula el bienestar y la cohesión social contribuyendo a ciudades más consolidadas. Es por ello que la promoción del Patrimonio Cultural Europeo, a través de encuentros literarios y culturales mundiales, acerca a los pueblos y ciudades a sus paisajes naturales, sitios arqueológicos y pasado histórico, fomentando el intercambio e impulsando al sector cultural, al tiempo que contribuye al desarrollo económico y turístico sostenible.

CUARTO

Que es necesario hacer entender a los gobiernos y pueblos del planeta que los poetas, novelistas, artistas, académicos, docentes e intelectuales deben ser tenidos en cuenta en los planes nacionales e internacionales, educativos y culturales, así como en los trabajos a favor de la democratización de la Cultura, la divulgación del Arte y la Literatura; la defensa de la Libertad, la Justicia, la Paz y el respeto a los Derechos Humanos de los cinco continentes.

QUINTO

Que es imprescindible que los gobiernos municipales, regionales, nacionales y mundiales diseñen la creación obligatoria de fondos de cultura para promover la edición, traducción y divulgación de la obra literaria de los escritores del mundo, a través de un sistema justo que respete los derechos de autor y establezca una cultura del reconocimiento.

SEXTO

Que es importante la generación de normas legales expresas a favor de los poetas y novelistas del planeta, la democratización de la educación y el fortalecimiento de nuevas prácticas culturales que garanticen, con tolerancia, que el ser humano pueda elevarse en su proceso evolutivo hacia el respeto de todas las especies del la Tierra y la protección del Medio Ambiente, para garantizar el equilibrio ecológico y la defensa de la vida.

 

SÉPTIMO

Que los poetas, novelistas, escritores en general, artistas, académicos, docentes e intelectuales expresamos nuestro repudio contra la guerra, la barbarie criminal y toda forma de violencia e intolerancia, deshonestidad, racismo, discriminación e inequidad en el mundo, así como elevamos nuestra voz para dejar patente nuestro enérgico rechazo a la corrupción política, social, institucional y económica que agrede y ofende a la humanidad.

OCTAVO

Que en libertad y sin coacción alguna, declaramos nuestra decisión de fomentar la solidaridad y el amor a través del Arte y la Literatura, la Educación y la Cultura, así como nuestra voluntad de seguir trabajando por un mundo mejor.